Soy una chica que tuvo que reinventarse, aún sin saber coser un botón emprendió esta gran aventura de la que estoy enamorada.

Me costó aprender horas de lágrimas, de desesperación, de querer tirar la toalla, pero hoy miro hacia atrás con satisfacción de no haberlo hecho. Tuve grandes apoyos que nunca dejaron que me rindiera, a ellos les debo todo lo que aprendí; a mi madre su apoyo incondicional, a Alexis, que me vendió la primera máquina, la paciencia que tuvo conmigo. Hoy digo con mucho orgullo que somos una empresa hecha con el corazón.

Todos los productos que realizamos están hechos a mano. Trabajamos con productos 100% algodón, hipoalergénicos, productos nacionales, hilos de alta calidad que nos permiten utilizar productos sin tener miedo a desteñir.

Todos nuestros productos están hechos a mano desde el minuto cero, es decir, nosotros realizamos el patrón, pintamos, cortamos, bordamos y cosemos. El hecho de que los productos están hechos íntegramente a mano y que estemos pocas personas es la razón por la que se pone algo más de plazo de entrega, ya que yo misma soy quién cose y borda los productos y mi madre quien los corta y rellena.

Lo más importante para El Baúl de María es que nuestros clientes estén contentos con nuestro trato, siempre estamos dispuestos a poder solucionar cualquier duda o consulta sin problema.

Llevamos años dando servicio a nuestros clientes desde nuestra tienda física, a los cuales agradezco toda la confianza y el cariño que han depositado en nosotros. Queremos ir creciendo y aprendiendo cada día, para dar lo mejor de nuestra empresa a todo aquel que solicite nuestros servicios.

Les doy las gracias de antemano por confiar en El Baúl de María y para cualquier cosa estamos a su disposición.

Atentamente, María.